Make your own free website on Tripod.com

 

La geografia parece haberse puesto de acuerdo con la historia para hacer de Asturias ese reducto en el que Pelayo resistió los embates de los musulmanes y donde brotaron los primeros y victoriosos impetus de la Reconquista. "Para entrar en el alma de Asturias -dijo Ortega y Gasset-, como para entrar en su tierra, un castellano tiene que pasar por los puertos de la cordillera cantábrica. ¡Leitariegos, Pajares, Piedrafita, el Pontón, Pan de Ruedas! Son los puertos, lector; lugares sublime, majestuosos de prócer soledad. No son león-Castilla, no son Asturias. Son sitios para elegir entre lo uno y lo otro. Desde ellos se divisan a ambas manos los paisajes totalmente diversos que guardan, como la vaina su espada, dentro de sí predispuestas dos maneras de vivir, dos modos distintos y antagónicos de decir sí a la existencia"

 

pelayo.jpg (3022 bytes)

Monumento Erigido en Covadonga a Don Pelayo

Asturias es la consagración eterna de lo verde. Los múltiples matices de este color parecen abarcarla totalmente: montaña, valles. bosques. La humedad oceánica, común a toda la España abierta al Cantábrico favorece el paisaje y la vegetación.

Al verdor hay que unir una orografía en la que la verticalidad de las cumbres cantábricas se mezcla con la suavidad de las montañas viejas y la individualidad de los valles. Un paisaje diverso y unitario, como la propia Asturias, plural, pero a la vez única. Este pequeño y antiguo reino está situado al norte de la Península Ibérica, entre los ríos Eo y Deva, que lo separan de Galicia y Cantabria y ocupa una extensión de 10,564 kilómetros cuadrados.

 

Te gustan los perros ? no olvides de visitar mi sitio esmascotas.com

  Oviedo    Picos de Europa    Covadonga      Folclore
Gastronomía Cangas de Onis   La Costa Guerra civil
Pinón Libro de visitas Home Page Hórreos